A PROPOSITO DEL PUEBLO TRABAJADOR VASCO: SUJETO, CONCIENCIA Y AUTODETERMINACION SOCIALISTA (2ª PARTE)-Jon Ibaia, Militante de Herri Gorri

La definición de Pueblo Trabajador Vasco fue un elemento estructural en la conformación de HERRI GORRI. No podía haber sido de otro modo desde la centralidad del concepto y las consecuencias políticas que derivaban del mismo. ¿Por qué no directamente clase obrera o trabajadora? Para empezar, el concepto de Pueblo Trabajador Vasco (PTV en lo sucesivo) reflejaba de una manera más realista la existencia de diferentes fracciones asalariadas no directamente implicadas en actividades productoras de plusvalor pero necesarias en las condiciones de materialización del mismo, en el ámbito de la circulación, distribución y consumo, además de integrar aquellas capas asalariadas que, aún en labores económicas “improductivas”, desde la referencia a la teoría del valor-trabajo, venden su fuerza de trabajo a cambio de un salario. De otra parte, contiene a los sectores desempleados, a las categorías más precarizadas integradas en el subempleo e incluso a lo que la sociología burguesa denomina como “excluidos sociales”, sin siquiera esperanzas de ser susceptibles de explotación a cambio de un salario. Además, dentro del concepto de PTV, encontramos también a estudiantes, en proceso de formación para ser subsumidos en la lógica del capital, pensionistas que han cumplido su fase laboral de explotación y categorías de autónomos, reales o forzados, que venden mercantilmente su producto o servicio ofrecido, sin explotación de trabajo ajeno.
Es decir, el PTV carece de cualquier fundamento interclasista desde esta concepción. Esta definición centra su determinación como producto de la contradicción central y antagónica entre capital y trabajo, de la lucha de clases y de intereses estructuralmente antagónicos. Otra cuestión importante, es tener claro que el PTV es objetivamente explotado, oprimido y dominado, pero no por ello es sujeto revolucionario per sé, tiene que construirse como tal, lo que conduce a la necesidad de una teoría de vanguardia como requisito de su transformación en sujeto.
El Pueblo Trabajador Vasco además de su heterogeneidad interna, relativa a las diferentes situaciones en su relación antagónica frente al capital, también contiene en su seno diferentes identidades culturales/idiomáticas de referencia. Incluso existen sectores para los que Euskal Herria, no constituye un marco significativo en lo político e ideológico, frente a su vinculación al marco estatal español o francés.
La definición de Euskal Herria como marco autónomo y nacional de lucha de clases, debe contener esta realidad como uno de sus elementos políticos estratégicos y característicos para los comunistas. La transformación del Pueblo Trabajador Vasco en el sujeto de la transición socialista en Euskal Herria, no puede basarse en la identidad cultural/idiomática como elemento estructurador y desde el cual sea interpelado. Parafraseando a un clásico, la cuestión nacional es demasiado importante para dejarla en manos de los nacionalistas.
Ninguna identidad cultural/idiomática, puede ser aceptada por un comunista como equiparable a la condición y pertenencia a la clase y al Pueblo Trabajador Vasco, desde el momento en que pueda ser instrumentalizada en Euskal Herria, como elemento de división del Pueblo Trabajador Vasco y como caballo de Troya del interclasismo pequeñoburgués y burgués. No puede crearse un sujeto nacional y de clase, de manera apriorística, sin caer en el nacionalismo y la activación de un nacionalismo de respuesta, sea de un tipo u otro.
La condición minorizada de la cultura euskaldun, así como la opresión que sobre la misma se desarrolla de manera sistemática en diferentes herrialdes, debe ser uno de los elementos principales de un programa comunista en Euskal Herria, en tanto que cualquier tipo de opresión, debe ser combatida por el marxismo-leninismo.
El independentismo, como ideología extendida entre diferentes sectores del Pueblo Trabajador Vasco, junto a la existencia de sectores que, aún reconociendo como realidad política-ideológica Euskal Herria, no se definen como independentistas e incluso sectores cuya referencia es el Estado español o francés u otras realidades nacionales o estatales, constituyen y afirman la vigencia del concepto de Pueblo Trabajador Vasco, como concepto adecuado para representar esta realidad heterogénea.
La construcción del sujeto revolucionario en el PTV, tiene necesariamente que unificar, en torno a una estrategia de clase, la diversidad identitaria/cultural, así como la lucha contra el patriarcado y de la condición de la mujer como sector del PTV sometido a una explotación y opresión agudizada.
El eje que necesariamente unifica en un sujeto revolucionario al PTV, desde el internacionalismo de clase, es la AUTODETERMINACION SOCIALISTA, como proceso en el que la soberanía política y económica en Euskal Herria se constituye como posibilidad para avanzar en la construcción de un poder popular, una hegemonía del socialismo como ideología y cosmovisión del Pueblo Trabajador Vasco y una transición hacia un sistema económico abierto a formas de socialización, planificación y regulación socialista. Un concepto de autoderminación, por tanto, que desde su carácter democrático integra la heterogeneneidad del Pueblo Trabajador Vasco.

Podríamos escribir incluso una tercera, cuarta y quinta parte sobre la definición del PTV, pero de momento consideramos que hemos establecido ya algunos ejes y premisas fundamentales al respecto.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s