PERRETXIKO TXIKIA: LINEAS GENERALES DE INTERVENCION

1378312_173385026198963_1644510946_n4.-LINEAS GENERALES DE INTERVENCION

Esta construcción nacional basada en la hegemonía del socialismo como fuerza impulsora del Pueblo Trabajador Vasco, mantiene la crítica y la denuncia de la Unión Europea como marco de opresión y explotación, así como una propuesta alternativa sobre la que trabajar política e ideológicamente convirtiéndola en eje de acumulación y de cambio en la correlación de fuerzas. En este sentido, la definición de los actuales niveles de deuda externa e interna de los estados, respecto a los sectores financieros como inasumibles, ilegítimos y ajenos a los pueblos trabajadores es el primer paso. El carácter ilegítimo de la deuda, es un tema tratado ya con profusión en muchos ámbitos, el vaciamiento de las arcas públicas en beneficio de las oligarquías financieras más agresivas y criminales, contrasta con la estrategia de recortes sociales, austeridad y reducción generalizada de los salarios.

Es precisamente dicha deuda la que puede llegar a convertirse en un importante instrumento de presión popular contra las clases dominantes y su impago, en la recuperación de recursos necesarios para poder afrontar una transformación económica y social con la que se trate de solucionar de manera efectiva, los graves problemas de bienestar material, social y cultural a los que han sido sometidos los pueblos trabajadores con la estrategia neoliberal. El impago de la deuda, deuda que recordemos ha sido producto del saneamiento financiero de la burbuja especulativa que los pueblos trabajadores hemos tenido que pagar a escote, debe convertirse en la espada de Damocles que penda sobre las oligarquías europeas.

Nuestra alternativa no pasa por recomponer un modelo capitalista superado históricamente como es el del Estado de Bienestar. La transformación del neoliberalismo en la ideología y la praxis política de las clases dominantes, responde a las propias necesidades de valorización del capital en una fase dominada por la sobreacumulación. Las políticas reformistas que partiendo de la aceptación del capitalismo como modo de producción esencialmente válido, tratan de realizar “correcciones” en la distribución de las rentas del capital y del trabajo, planteando rentas de garantías de ingresos crecientes y expandir la educación, la sanidad y los servicios públicos, no responden a una solución real porque no son funcionales en el seno del actual modelo capitalista, puesto que en un marco de globalización económica y financiera, con vigencia del concepto de competitividad en parámetros neoliberales, que conducen a prácticas de dumping social, deslocalizaciones productivas y fugas de capitales hacen que no sean otra cosa que ensoñaciones de carácter electoralista.

La alternativa comunista plantea la centralidad del trabajo, un trabajo realizado en condiciones de dignidad, plenos derechos sociales y laborales y eje de la vida cotidiana del Pueblo Trabajador, garantizando la conciliación del mismo con un nuevo modelo de democracia popular, en la que hombres y mujeres libres, con derechos y deberes colectivos, alcancen unas condiciones materiales, sociales y culturales satisfactorias. Lógicamente estamos hablando de una fase en la que aún no será abolida la ley del valor, y el trabajo persistirá en la condición asalariada esencialmente, pero en la que el plusvalor generado en el proceso productivo, será gestionado de forma que sea reinvertido en el sostenimiento de una democracia económica y política de nuevo tipo, cuya caracterización socialista será producto histórico de la autodeterminación de los pueblos trabajadores y la dirección marxista-leninista del proceso.

El deber y el derecho a un trabajo digno es nuestra alternativa y por ello consideramos fundamental recuperar el debate –olvidado incluso por el movimiento sindical- del reparto del empleo reduciendo la jornada laboral y fijando unos niveles de renta salarial directa e indirecta, en función del excedente económico generado y su reparto, aún bajo condiciones de producción capitalistas, previas a una transformación revolucionaria socialista. Esta fórmula de “trabajar menos para trabajar todos y todas, con una política redistributiva de las rentas del capital hacia el trabajo”, lógicamente requiere una transformación estratégica del modelo económico, en el que la introducción de la planificación y la regulación de la producción, circulación distribución y consumo, sirvan para reconstruir unos mercados internos destruidos por el dumping social y la desregulación de los movimientos de capitales. El objetivo no es otro que el de generar un modelo de oferta y demanda autónomo respecto a las presiones de las oligarquías financieras e imperialistas, con una creciente participación popular en su gestión y en la socialización de la propiedad de los medios de producción, aún en coexistencia y persistencia decreciente de sectores capitalistas, sometidos a regulación por parte de un poder popular constituido en poder político efectivo.

Desde esta perspectiva, planteamos nuestra línea de intervención en tres campos fundamentales: 1-El campo político-ideológico, 2- El Movimiento popular y 3-El Movimiento obrero-sindical.

1.-CAMPO POLITICO-IDEOLOGICO.- El socialismo como modelo socio político alternativo de organización de la economía al servicio del Pueblo Trabajador y sus necesidades, debe ser convertido en el pilar central de nuestro discurso político y de las tareas de agitación y propaganda. Su definición no es unívoca, y su forma concreta está determinada por la Formación Económico Social de la que surja, cierto es, pero cuando hablamos de socialismo nos referimos a una democracia radicalmente antagónica a la actual dictadura del capital, con los recursos necesarios para garantizar legal y legítimamente el ejercicio del poder popular de base amplia y la construcción del socialismo. El socialismo resulta inviable sin una ruptura revolucionaria provocada por un proceso de acumulación de fuerzas, y un vuelco en la correlación de fuerzas entre capital y trabajo.

Dentro de este campo, también incluimos la incesante labor de actualización de la ciencia del marxismo-leninismo, el materialismo histórico y dialéctico y la confrontación teórico-ideológica como base del avance del socialismo y las tareas de formación política de la militancia comunista. Es absolutamente esencial la creación de una escuela de formación marxista-leninista, labor que en HERRI GORRI consideramos que debe ser compartida con el resto de los núcleos comunistas revolucionarios.

2.-MOVIMIENTO POPULAR- El movimiento popular es producto de la forma en la que de manera, generalmente espontánea, se organizan diferentes sectores del Pueblo Trabajador, en torno a cuestiones sectoriales, parciales, incluso efímeras, relacionadas hasta alcanzar unos objetivos determinados por el propio colectivo o núcleo dinamizador.

Debemos reconocer que los comunistas no realizamos una correcta caracterización de estos movimientos populares, centrándonos más en la crítica de sus premisas reformistas y en la parcialidad de sus objetivos, que en su potencial movilizador y de acumulación de fuerzas. En torno a estos movimientos, se ha forjado una militancia social extraordinariamente valiosa, que el movimiento comunista debe saber ganarse para la causa del socialismo e integrarlas en la estrategia marxista-leninista de vanguardia y de acumulación de fuerzas.

La intervención por parte de los comunistas en el movimiento popular es objetivo a cumplir en el corto plazo y en HERRI GORRI consideramos de una importancia fundamental:

-Los movimientos surgidos como reacción a la ofensiva neoliberal, tales como los que luchan contra los desahucios, los recortes de derechos sociales y laborales y los que se organizan en torno a la defensa de los servicios públicos y el movimiento de las asociaciones de parados y paradas. La unificación de estos movimientos en torno a un vector estratégico de transformación del sistema y de acumulación de fuerzas, es prioritario para alcanzar una masa crítica necesaria para impulsar una espiral de movilización popular. De manera simultánea, es un campo de lucha de clases frente al reformismo que trata de instrumentalizar al movimiento popular para consolidar una “izquierda” sistémica y los intentos de cooptación por parte de las instituciones.

-El movimiento feminista y de lucha contra la opresión patriarcal, en tanto que las mujeres son objeto de una explotación y una opresión adicionales, por su condición de mujeres. La ideología del patriarcado, debe ser objeto de una lucha sin cuartel por parte de los comunistas y el marxismo-leninismo el instrumento de liberación de la mujer en el socialismo. Desde las formas más extremas de la opresión patriarcal que promueve el asesinato de mujeres, hasta las diversas formas de opresión, en las que las convierten en objeto pasivo, anulado social y políticamente, y mera reserva de fuerza de trabajo en los períodos del ciclo expansivo del capital, pasando por las formas más sutiles de dominación ideológica, sólo el movimiento comunista está en condiciones de liderar la liberación de la mujer, tal y como las diferentes experiencias socialistas a lo largo de la historia han demostrado.

-El movimiento antirepresivo, como unidad de dos luchas complementarias. De una parte, la centralidad de la amnistía como reivindicación y compromiso de los y las comunistas con los prisioneros y prisioneras políticos y su liberación como premisa democrática y de otra, la denuncia de la tendencia del sistema de democracia formal liberal-burgués hacia formas autoritarias, negadoras de derechos y libertades consolidados a lo largo de la historia del capitalismo y el peligro del fascismo, como recurso del capital en contextos de agudización de la lucha de clases. La nueva “Ley mordaza”, pero también la “Ley de partidos”, las legislaciones “antiterroristas” o las leyes contra la inmigración, son parte de un mismo objetivo de agudizar la represión para combatir cualquier movimiento que pueda cuestionar el sistema capitalista español.

La prioridad en estos tres campos populares, no significa que el resto de movimientos no los consideremos importantes. Los movimientos por el desarrollo ecológicamente sostenible, la euskaldunización ajena a la concepción del euskera como un objeto mercantil, el movimiento antifascista o la necesidad de reconstruir un movimiento vecinal como base del futuro poder popular, son también campos en los que el movimiento comunista, en función de su capacidad de erigirse en referente y vanguardia, deberán ser trabajados en EuskalHerria, frente a los intentos por parte del reformismo, el nacionalismo y la reacción, por instrumentalizarlos y cooptarlos.

3.-EL MOVIMIENTO OBRERO-SINDICAL.-

Los y las comunistas debemos formar un frente en el seno del movimiento obrero-sindical que rompa con la actual tendencia hacia su transformación en aparatos ideológicos del Estado, con una función desmovilizadora de la lucha de clases a cambio de subvenciones y su instrumentalización por parte del nacionalismo y el centralismo reformista para sus objetivos de escindir al Pueblo Trabajador Vasco.

HERRI GORRI no tiene un sindicato de referencia que pueda considerar como sujeto de una estrategia de confrontación contra la clase dominante. La burocratización, la deriva pequeñoburguesa y el alejamiento respecto a los sectores más oprimidos y explotados del Pueblo Trabajador Vasco, son elementos compartidos por una élite sindical liderada por sectores de la aristocracia obrero-funcionarial, que agudizan su deslegitimación social y su descrédito ante las masas, por sus premisas anticomunistas, reformistas y posibilistas. Un nuevo sindicalismo de clase, combativo e integrado en una estrategia hacia el socialismo es necesario pues las estructuras burocráticas existentes, en la coyuntura actual, no están ni de lejos en condiciones de afrontar dicha transformación. El sindicato LAB, tradicionalmente ligado a posiciones cualitativamente diferenciadas respecto al resto de sindicatos, se ha visto sumido en la misma deriva burocrática. Por lo que solo la recuperación de las señas de identidad mencionadas en el terreno de la práctica sindical le colocaría en la posición de convertirse en el referente para la refundación de un sindicalismo de clase, participativo y combativo en Euskalherria.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s