1ª ASAMBLEA DE CARACTER CONSTITUYENTE

HERRI GORRI ha concluido su fase constituyente desarrollado en torno a la discusión y debate del documento político PERRETXIKO TXIKIA. Tras la incorporación de enmiendas, correcciones de diverso tipo y adiciones surgidas en el proceso de debate, el documento político ha sido aprobado por unanimidad y adquiere el carácter de MARCO GENERAL DE LINEA POLITICA.
De manera simultánea ha sido aprobado un modelo de funcionamiento, con el que tratar de superar el voluntarismo y errores de funcionamiento, realizando un reparto de responsabilidades y tareas.
Finalmente, la Asamblea ha establecido como objetivo inmediato e ineludible, la presentación de un Programa político de carácter táctico, en el que la línea política general de PERRETXIKO TXIKIA, pueda ser concretada, gestionada y socializada en una praxis efectiva. Aún en condiciones de debilidad organizacional, el objetivo es superar las limitaciones cuantitativas, con una teoría y praxis cualitativamente valiosa para el conjunto del Pueblo Trabajador Vasco.

El período constituyente, se ha alargado en el tiempo más de lo esperado -e incluso de lo deseado- y ha significado que nuestro ritmo de publicaciones y reflexiones realizados en el blog, se haya visto cortado. También la gestión de las denominadas “redes sociales”, ha sido inadecuada, por lo que no nos queda otra, que pedir disculpas a diferentes colectivos y personas que habrán visto que sus requerimientos y emplazamientos, no han podido ser atendidos.

Dos razones principales han contribuido a esta “desaparición” pública de HERRI GORRI en estos últimos meses. La primera de ellas, por razones objetivas derivadas de la propia debilidad organizacional y saturación del núcleo dinamizador, centrado en el desarrollo del proceso constituyente. La segunda, por razones políticas, ya que consideramos necesario clarificar una línea política “oficial”, para que en el seno del propio colectivo y desde fuera del mismo, nadie se llevara a engaños, ni falsas impresiones. A lo largo de estos meses, tuvimos la experiencia de personas y colectivos que se acercaban a HERRI GORRI, más por lo que esperaban que debía ser el colectivo, que por lo que en realidad era, generando dinámicas poco funcionales de repetición de debates y de clarificación de posiciones ya explicadas. Cada nueva incorporación, cada nueva relación establecida, no podía significar un replanteamiento general de los consensos alcanzados en el núcleo dinamizador del colectivo.
A modo de autocrítica, debemos decir también que hemos incurrido de manera involuntaria, en errores, al no ir explicitando lo que HERRI GORRI de mediados del 2015, había evolucionado respecto al proyecto inicial. El documento inicial sobre quiénes somos, “Zer Gara Gu?”, y el escrito “Para ir avanzando”, fueron producto de una coyuntura y de unos compromisos que se plasmaron de manera inapropiada, confusa y casi a modo de “corta y pega”, entre diferentes borradores.
Erramos también cuando llegamos a pensar que, la conciencia por parte de colectivos e individuos de la necesidad de un Partido Comunista de Euskal Herria, implicaba haber asumido la urgencia de esta necesidad y la puesta en marcha de los mecanismos necesarios para acometer un proceso de convergencia y de superación de los sectarismos y las hipotecas a otras organizaciones. Peor aún, nuestra apuesta por desarrollar un planteamiento constructivo, abierto y superador de divergencias consideradas en la actual coyuntura como irrelevantes, fue tomada como oportunismo, debilidad teórico-política y una suerte de “flojera”. Nuestra apuesta por la convergencia sigue presente, pero no vamos a perder el tiempo en debates y planteamientos obstruccionistas.

Por ello y sin descuidar el establecimiento de cauces de colaboración con otras organizaciones y colectivos, tomamos la decisión de constituirnos formalmente en colectivo organizado y desarrollar una actividad que, cuando llegue el momento, pueda ser transformada en un activo al servicio de la construcción partidaria, para la cual:

1º HERRI GORRI se constituye en organización marxista leninista política y orgánicamente soberana en Euskal Herria.

2º Reconociendo la realidad de Euskal Herria como Marco Nacional de lucha de clases, el proceso de construcción socialista asume formas propias, determinadas por las condiciones históricas en las que el desarrollo del capitalismo ha tomado forma. Por ello, el Pueblo Trabajador-Proletariado de Euskal Herria, afronta desde su independencia de clase el proceso de autodeterminación hacia el socialismo.

3º Independencia de clase y autodeterminación como movimiento histórico hacia el socialismo, por parte del Pueblo Trabajador-Proletariado vasco, no pueden ser entendidos sin internacionalismo proletario y la necesaria coordinación de los procesos revolucionarios en el seno de la Unión Europea. En este sentido, consideramos que el Estado español es el marco en el que desarrollar de una manera prioritaria y efectiva -por lo menos en la presente coyuntura-, una línea internacionalista de respuesta a la opresión, dominación y explotación desarrollada y amparada por el Bloque en el poder, mediante la activación de una sólida política de alianzas, con diferentes organizaciones comunistas y revolucionarias del Estado y sus diferentes realidades nacionales.

4ºLa transformación de las correlaciones de fuerzas entre capital y trabajo, en beneficio del avance del comunismo, en Euskal Herria y en el Estado español, se refuerzan mutuamente de manera dialéctica.

5ºLa autodeterminación socialista y la construcción de la República Socialista Vasca, derivan de la independencia de clase del Pueblo Trabajador-Proletariado Vasco y su soberanía para implantar la forma concreta de la Dictadura del Proletariado y dar forma a su relación con otras realidades nacionales y/o estatales.

6ºHERRI GORRI plantea la reconstrucción de un referente comunista, partiendo de la necesaria línea de intervención política en el ámbito del Movimiento Obrero y el Movimiento Popular, mediante un programa político táctico, subordinado a la estrategia general de construcción socialista. Este programa político táctico, frente a “infantilismos de izquierdas” o a concepciones idealistas que confunden los deseos con la realidad de un Pueblo Trabajador-Proletariado Vasco, política, ideológica y organizativamente debilitado, aspira a generar las condiciones de una dinámica ascendente de los niveles de conciencia revolucionaria, de reivindicación y de progresiva reconstrucción política del proletariado vasco como sujeto de su autodeterminación socialista. La referencialidad comunista debe desarrollarse como alternativa táctica y simultáneamente, como alternativa estratégica, mediante la aplicación leninista de la teoría de la vanguardia y la implicación de la misma, en las luchas concretas del Pueblo Trabajador.

-Cualquier frente de lucha popular y obrera, debe ser reforzado política y organizativamente por los comunistas, ganando referencialidad y presencia militante, para avanzar en los niveles de conciencia del proletariado, para dotar de unidad al conjunto de las luchas aparentemente parciales en torno a un vector socialista, con desarrollos desiguales, con avances y retrocesos, pero ejerciendo de vanguardia organizada y verdadero referente del Pueblo Trabajador-Proletariado Vasco.

-No podemos despreciar, como ciertos pseudo-comunistas hacen, la utilización de la propia legalidad burguesa, de su propia legislación, para obtener mejoras parciales en las condiciones de vida del proletariado vasco. El reformismo, la socialdemocracia, son los beneficiarios inmediatos del abandono por parte de los comunistas de estas reformas, despojándolas de su capacidad de activar y desarrollar nuevas reivindicaciones, que de manera creciente y organizada, refuercen el vector de avance socialista.

-La lucha por las reformas obtenidas mediante la activación de las masas y su auto-percepción de sujeto político antagónico, con poder para arrebatar al bloque dominante reformas, la encontramos alejada de cualquier planteamiento electoralista o institucionalista. La coyuntura actual es de reconstruir la movilización, las solidaridades colectivas determinadas por una misma posición de clase y la acción colectiva como base del poder popular.

7ºLa referencialidad del movimiento comunista en Euskal Herria, debe ejercerse afrontando de manera simultánea cualquier tipo de opresión de clase, patriarcal y nacional, combatiendo política e ideológicamente al nacionalismo y al reformismo.

8ºNo puede ser abordada una línea de acción anticapitalista, sin considerar que acumulación de capital y destrucción ecológica se retroalimentan, en una espiral depredadora que está a punto -si no lo ha hecho ya- de comprometer la propia viabilidad del planeta a medio-largo plazo.

9ºLa construcción del Partido Comunista de Euskal Herria, sigue siendo uno de nuestros objetivos principales. En este sentido, tenemos muy claro que cualquier participación por parte de los comunistas en movimientos nacionales y/o populares, deberán desarrollarse desde la integridad y la soberanía de una línea marxista-leninista, sometida a los objetivos del socialismo y de la construcción de la República Socialista Vasca.

Tras esta fase, retomamos nuestra actividad, con una línea política asumida por el conjunto del colectivo, conscientes de las dificultades que debemos afrontar, pero con la voluntad firme de dar un impulso a la liberación social de Euskal Herria.

HERRI GORRI

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s