El 78 no va ser possible. Ara podem

Históricos militantes del PSUC elaboran un Manifiesto ante el referéndum del 1-O

El 78 no va ser possible. Ara podem

El PSUC va néixer com un partit amb vocació de transformació, com un partit de masses, com el partit de les masses a Catalunya. El partit dels comunistes de Catalunya. La seva voluntat: transformar Catalunya en clau socialista i crear una societat justa per a tothom. I va néixer com un partit nacional català, defensor del catalanisme popular i abanderat de la idea de la Catalunya d’’un sol poble’. Un partit que pretenia portar la justícia i el benestar al tros de món que li havia tocat per viure. Un partit que sabia que la millor aportació a l’internacionalisme era alliberar a les classes populars d’aquest tros de planeta. Un partit que sabia que, per a fer-ho possible, la seva millor aportació era aconseguir la llibertat i la igualtat allà on sabia com s’havia de fer: a la seva nació, a Catalunya. Un partit arrelat als barris, als pobles i a les fàbriques. Un partit que respirava allò que respirava la majoria de la població catalana, perquè és només així com se sap què cal fer i com cal fer-ho.

Fundat el 1936 com a la manera més adequada de fer front al feixisme, el PSUC va ser un dels partits que més va donar per enderrocar el feixisme franquista. De fet, va ser el partit que va liderar la lluita antifranquista. El que més energies, més organització i més persones va aportar-hi. I pensem que ens en vam ensortir, tot i que amb importants mancances que, ara cal reconèixer-ho, eren més grans que no el que molts dels seus militants ens vam pensar en el seu moment. La majoria, tot i això, teníem molt clar que el pacte de la transició era una amputació dels nostres drets i llibertats, socials i nacionals.

Quaranta anys després s’han posat de relleu les greus deficiències de l’acord. I s’ha de posat de relleu que l’Estat espanyol no està preparat per a una vertadera democratització sense una ‘teràpia de xoc’ que remogui les estructures de poder polítiques i econòmiques. I, ara i aquí, aquesta teràpia es diu República i es diu Referèndum. Els marxistes llegim la realitat a cada moment i intentem entendre què passa, perquè passa i què s’hi pot fer. I en aquesta lectura del moment present i al nostre país, tenim les conclusions molt clares: en aquests moments és a Catalunya a on es donen les condicions per fer un salt endavant, fins ara desconegut, en el terreny de les llibertats i els drets socials i nacionals. I l’hem d’aprofitar. I estem segurs i segures que el PSUC, ara, impulsor de la unitat de forces polítiques de Catalunya i de l’Assemblea de Catalunya com va ser, seria un defensor del referèndum i estaria encapçalant la lluita contra les polítiques injustes i anticatalanes d’aquest estat autoritari i recentralitzador.

Ens hem ajuntat doncs diverses persones, totes elles antigues militants del PSUC: diputats, regidors i regidores, alcaldes, sindicalistes, membres d’associacions de veïns, etc. Tots nosaltres ex-militants del PSUC proclamem la necessitat de donar suport, sense embuts i sense vacil·lacions, a la convocatòria de referèndum fixada pel govern català pel proper 1 d’octubre. Aquest referèndum i la nostra anhelada República obren la possibilitat al canvi i a la ruptura tant necessàries amb el caduc règim espanyol del 1978.

El que no vàrem aconseguir aleshores, que sigui nostre ara

Castellano:

El 78 no fue posible. Ahora podemos

El PSUC nació como un partido con vocación de transformación, como un partido de masas, como el partido de las masas en Cataluña. El partido de los comunistas de Cataluña. Su voluntad: transformar Cataluña en clave socialista y crear una sociedad justa para todos. Y nació como un partido nacional catalán, defensor del catalanismo popular y abanderado de la idea de la Cataluña de un solo pueblo ‘. Un partido que pretendía llevar la justicia y el bienestar en el trozo de mundo que le había tocado vivir. Un partido que sabía que la mejor aportación al internacionalismo era liberar a las clases populares de este trozo de planeta. Un partido que sabía que, para hacerlo posible, su mejor aportación era conseguir la libertad y la igualdad allí donde sabía cómo tenía que hacer: a su nación, en Cataluña. Un partido arraigado en los barrios, en los pueblos y en las fábricas. Un partido que respiraba lo que respiraba la mayoría de la población catalana, porque es sólo así como se sabe qué hay que hacer y cómo hay que hacerlo.

Fundado en 1936 como la forma más adecuada de hacer frente al fascismo, el PSUC fue uno de los partidos que más dio para derribar el fascismo franquista. De hecho, fue el partido que lideró la lucha antifranquista. Lo que más energías, más organización y más personas aportó. Y pensamos que nos dimos ensortir, aunque con importantes carencias que, ahora hay que reconocerlo, eran mayores que no lo que muchos de sus militantes nos pensamos en su momento. La mayoría, sin embargo, teníamos muy claro que el pacto de la transición era una amputación de nuestros derechos y libertades, sociales y nacionales.

Cuarenta años después se han puesto de relieve las graves deficiencias del acuerdo. Y se puso de relieve que el Estado español no está preparado para una verdadera democratización sin una ‘terapia de choque’ que remueva las estructuras de poder políticas y económicas. Y, ahora y aquí, esta terapia se llama República y se llama Referéndum. Los marxistas leemos la realidad en cada momento e intentamos entender qué pasa, porque pasa y qué se puede hacer. Y en esta lectura del momento presente y en nuestro país, tenemos las conclusiones muy claras: en estos momentos es en Cataluña donde se dan las condiciones para dar un salto adelante, hasta ahora desconocido, en el terreno de las libertades y los derechos sociales y nacionales. Y lo tenemos que aprovechar. Y estamos seguros y seguras que el PSUC, ahora, impulsor de la unidad de fuerzas políticas de Cataluña y de la Asamblea de Cataluña como fue, sería un defensor del referéndum y estaría encabezando la lucha contra las políticas injustas y anticatalanas de este estado autoritario y recentralizador.

Nos hemos juntado pues varias personas, todas ellas antiguas militantes del PSUC: diputados, concejales, alcaldes, sindicalistas, miembros de asociaciones de vecinos, etc. Todos nosotros ex-militantes del PSUC proclamamos la necesidad de apoyar, sin rodeos y sin vacilaciones, a la convocatoria de referéndum fijada por el gobierno catalán para el próximo 1 de octubre. Este referéndum y nuestra anhelada República abren la posibilidad al cambio ya la ruptura tanto necesarias con el caduco régimen español de 1978.

Lo que no conseguimos entonces, que sea nuestro ahora

Firmantes:

Alfredo Amestoy Saenz (ex-diputat, Badalona)
Frederic Prieto Caballé (ex-batlle, Cornellà)
Eudald Carbonell Roura (responsable del PSUC a Girona, Ribes de Freser)
Magda Ballester Sirvent (ex-regidora i tinent de batlle, Lleida)
Ramon Majó Lluch (ex-tinent de batlle, Manresa)
Emili Muñoz Martínez (ex-batlle, Tiana)
Jaume Oliveras Costa (ex-regidor, Badalona)
Jaume Solà Campmany (ex-regidor, Badalona)
Àlex de Sárraga Gómez (advocat laboralista, Lleida)
M. Isabel (Mariona) Vidal (Cornellà)
Jose Estrada (Tarragona)
Àngel Pagès (Premià de Mar)
Joan Romagosa (Cornellà)

Esta entrada fue publicada en Internacional. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s