1917-2017: ACTIVIDADES Y MANIFIESTO

Anunciamos el comienzo de las actividades relacionadas con el Centenario de la Gran Revolución Socialista de Octubre (1917-2017), organizadas por EKB-GKB con Herri Gorri Kolektiboa y la colaboración de la Asociación Cultural Anton Makarenko de Educación Popular.
Hemos preparado una serie de actos públicos y los primeros serán estos (habrá más en noviembre y diciembre, ¡atent@s!):
– 21 de octubre, en Bilbao, 11:30 en el centro cívico de Otxarkoaga:
Ella Rule, vicepresidenta del Partido Comunista de Gran Bretaña (ml) y miembro de la Asociación Stalin de Londres. Hablará sobre la Perestroika y el libro homónimo (editado por ella) de Harpal Brar, presidente del mismo partido.
– 28 de octubre, en Santurtzi, en la Casa Torre (Sala Higarillo), a las 11:30:
Nines Maestro, Secretaria general de Red Roja. Hablará sobre la necesidad y la vigencia de la Revolución de Octubre en la actualidad: la Revolución de Octubre y la reconstrucción del hilo rojo de la historia.
– 4 de noviembre, en Bilbao, Plaza Kepa Enbeita en Otxarkoaga, 12:00
Acto de homenaje y conmemoración a la Gran Revolución Socialista de Octubre en el monolito a Marx y Lenin existente en el barrio.
Urriaren Iraultza Sozialista Nagusiaren Mendeurrenaren (1917-2017) inguruko jardueren hasiera iragartzen dugu. EKB-GKBk antolatuta, Herri Gorri Kolektiboarekin bat, eta Anton Makarenko Herri Hezkuntzarako Elkarte Kulturalaren laguntzarekin.
Ekitaldi publiko batzuk prestatu ditugu, hauetako lehenengoak honako hauek izango dira (azaroan eta abenduan gehiago egongo dira, adi egon!):
– Urriaren 21ean, Bilbon, 11:30etan Otxarkoagako Udaltegian:
Ella Rule, Britainia Haundiko Alderdi Komunista (ml)ko presidenteordea, Londreseko Stalin Elkarteko kidea. Perestroikari buruz, eta izen bereko Harpal Brar-en, alderdi bereko presidentearen liburuari buruz (berak editaturik) hitz egingo du.
– Urriaren 28an, Santurtzin, Casa Torre Jauregian (Higarillo gelan), 11:30etan:
Nines Maestro, Red Rojako Idazkari Nagusia. Urriaren Iraultzaren beharrezkotasun eta jadanekotasunari buruz hitz egingo du: Urriaren Iraultza eta historiaren hari gorriaren berreraikuntza.
– Azaroaren 4an, Bilbon,  Otxarkoagako Kepa Enbeita Enparantzan, 12:00etan:
Urriaren Iraultza Sozialista Nagusiaren omenaldi eta oroimen ekitaldia, auzoan dagoen Marx eta Leninen monolitoan.

La revolución rusa fue una lucha heroica que venía a marcar un nuevo rumbo en el mundo. Con ella el proletariado conquistó el poder, expropió a los explotadores, instauró el mandato revolucionario y creó un Estado obrero y socialista.

Los comunistas, el proletariado y revolucionarios conscientes, celebramos y afirmamos la vigencia de la Gran Revolución Socialista de Octubre en el año de su Centenario.

La revolución dirigida por Lenin y el Partido Bolchevique, fue seguida de una oleada de revoluciones proletarias en el resto del mundo capitalista. El triunfo de la revolución en Rusia impulsó la creación de partidos comunistas por todo el mundo, trayendo consigo la Internacional Comunista.

La revolución en Rusia cambió para siempre y de manera radical el devenir de la historia. Supuso una vuelta de tuerca sobre la estrategia y táctica de los y las revolucionarias, en las formas de organización y en los métodos de lucha, en la forma de pensar, de crear cultura, en la lucha contra el capitalismo y el imperialismo, en pos de la revolución y el socialismo.

Con el alzamiento de la Unión Soviética y la construcción del socialismo, la clase trabajadora alcanzó altos niveles de bienestar, gracias a la planificación económica, a la industrialización socialista, la colectivización de la tierra, etc. Trayendo con ello el fin de la anarquía del viejo sistema sobre la clase trabajadora, las mujeres y los pueblos.

Los ataques imperialistas se chocaron contra el muro que la clase trabajadora soviética había erigido con voluntad, en su lucha por no volver a atrás, al pasado, fracasando ante la fuerza de esta y la unidad del Estado Socialista.

La clase obrera se convirtió en una máquina imparable hacía su liberación. Acabó con el desempleo, con la hambruna, la mujer comenzó su proceso de emancipación, participando en la toma de decisiones y sus hechos, todo esto, bregando por la edificación del socialismo.

La Unión Soviética fue ejemplo de lucha, gracias a ella se derrotó al nazifascismo, liberando a Europa, y siendo ejemplo para los pueblos del mundo en su liberación y en la creación de democracias populares.

Estos ejemplos son la demostración de que la revolución no es solo algo que se quiera, sino que además es necesaria y se puede realizar, para derribar los cimientos del viejo mundo y edificar la nueva sociedad socialista, en la que la clase trabajadora, la que todo lo produce y nada decide hoy en día, sea dueña de su propio porvenir.

A día de hoy, las contradicciones y males del propio sistema de producción capitalista se han agudizado, estrechan más el cerco sobre la clase trabajadora, estrangulándola un poco más cada día, pero las fuerzas revolucionarias de la clase trabajadora siguen vigentes y mantienen viva la llama de la revolución.

La Revolución Socialista de Octubre fue un hecho que hoy día sigue siendo vigente, necesario recordar, con gran actualidad, repleto de enseñanzas y con errores que aprender para avanzar en el futuro de la lucha de la clase trabajadora, contra la explotación, la opresión y por el socialismo.

La caída del bloque socialista fue y sigue siendo un golpe muy duro. Pero sólo ha sido una derrota temporal, que no invalida su vigencia ni la necesidad de llevarlo hacía adelante. Queda patente día a día que nos encontramos ante el cadáver del capitalismo que sólo puede ofrecer guerra, hambre y explotación.

Por ello, en esta ocasión del Centenario de la Gran Revolución Socialista de Octubre, las organizaciones Euskal Herriko Komunisten Batasuna, Gazte Komunisten Batasuna (EKB-GKB) y Herri Gorri, nos unimos y organizamos para realizar en común actividades que recuerden aquella experiencia revolucionaria y socialista.

El fin de estas no es otro que el de reagrupar en la medida de nuestras posibilidades a los y las comunistas, a difundir y desarrollar las razones del comunismo, como una fuerza ideológica para organizar y dirigir de manera efectiva la revolución de la clase trabajadora.

Así pues, invitamos a aquellas organizaciones políticas, sociales, etc, que comparten nuestras posiciones, a unirse y participar con nosotros para celebrar, conmemorar y desarrollar estas actividades, que supongan un nuevo avance más en la lucha.

A un siglo de aquella victoriosa gesta, reafirmamos sin ningún atisbo de duda, que la única salida, el único camino, de manera segura y efectiva, hacia la emancipación de la clase trabajadora y la libertad de los pueblos, fue, es y será la revolución y el socialismo.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

PROCESO SOBERANISTA EN CATALUNYA: ¿PUNTO Y APARTE?- Jon Ibaia, militante de HERRI GORRI

543071-620-282

El proceso soberanista catalán entra en una nueva fase tras el “sorprendente” discurso de Puigdemont ante el Parlament.. La simultánea declaración de independencia, recogiendo “el mandato” del 1 de Octubre y su inmediata suspensión para abrir un período de “diálogo”, ha generado importantes contradicciones en el movimiento independentista y entre su dirección política y las masas movilizadas.
El Referéndum del 1 de Octubre, demostró la fuerza política, ideológica, organizativa y movilizadora del independentismo, lográndose un 90% de votos favorables a la República catalana y la participación de más de 2 millones de votantes dispuestos a ejercer su legítimo derecho a decidir el futuro de su país, aún en condiciones de represión pura y dura. Las imágenes de brutalidad policial sobre ciudadanos y ciudadanas que únicamente pedían votar, dieron la vuelta al mundo, lográndose de facto una internacionalización del conflicto.
Pero el 1 de Octubre, también sirvió para que el Régimen del 78, demostrara su fortaleza. Las críticas que el gobierno español recibió internacionalmente, se centraron en los excesos represivos, hubo tibias apelaciones al diálogo pero, bajo ningún concepto, se restó legitimidad al Estado español o se reconoció la validez de los resultados del referéndum. La posición de la Unión Europea es clara, pues no sólo en el Estado español hay un problema de naciones sin Estado y un reconocimiento de Catalunya, generaría la activación de nuevos conflictos nacionales en otros escenarios.

La fortaleza del Régimen del 78, no reside únicamente en sus aparatos represivos y en el amparo de una Unión Europea. Tengamos presente que casi ocho millones de electores, votaron en las últimas elecciones generales al Partido Popular, una estructura corrupta y reaccionaria y que algo más de tres millones de electores, dieron su apoyo a CIUDADANOS, una organización ultraderechista. Si a estos millones, sumamos los de un PSOE que, más allá de su supuesto “progresismo”, es pilar del Régimen del 78, nos encontramos ante una coyuntura, que debe ser valorada en su verdadera dimensión.

En HERRI GORRI, igual que en otras organizaciones comunistas, quizás se ha cometido un error de tipo idealista, al valorar -más bien desear- que en el Estado español, pudiera gestarse las bases de un movimiento democrático popular que significara un resquebrajamiento del Régimen. No ha sido así, ni lo será en el corto o medio plazo, más bien lo que se ha generado, es el reforzamiento ideológico de sectores de la ultraderecha. El proceso soberanista catalán y la legitimidad democrática de sus reivindicaciones nacionales, no ha podido ser encuadrado dentro de una estrategia democrática de base más amplia, en la que la pérdida de derechos sociales y laborales, el empobrecimiento generalizado de los pueblos trabajadores, la corrupción estructural o el sometimiento del Régimen del 78 al imperialismo, conformaran un espacio más amplio para generar un bloque político en condiciones de fuerza. Nacionalismo español y nacionalismo catalán, incluso sin entrar a valorar las diferencias cualitativas que pudieran mantener, ha retroalimentado una dinámica de conflicto sin proyección política e ideológica para impulsar una ruptura democrática.

El proceso soberanista catalán se encuentra en un callejón sin salida. Cabe preguntarse en este punto, qué era lo que esperaba la dirección política del Movimiento independentista, es decir, los sectores burgueses y pequeñoburgueses nacionalistas que lo hegemonizaban. ¿Realmente esperaban que el Referéndum del 1 de octubre, iba a a desarrollarse sin represión y que iba a lograr las garantías suficientes como para su homologación internacional? ¿Realmente no habían valorado que, por miedo al efecto contagio hacia otros marcos nacionales sin estados, la Unión Europea no iba a reconocer el proceso soberanista en Catalunya?

Salvando las distancias, los contextos y las razones, el referéndum celebrado en Grecia en julio de 2015, daba una pista muy importante sobre lo que podía esperarse en Catalunya. La legitimidad democrática ejercida soberanamente por el pueblo griego, negándose a asumir el “paquete de rescate” que convertía a Grecia en una colonia de Alemania, fuera aplastada y negada, por la Unión Europea y su brazo ejecutor “Troika”.
Y es que nos remitimos a las incertidumbres que planteábamos en HERRI GORRI, respecto al proceso soberanista catalán y las razones que nos impedían apostar por la República catalana de una manera incondicional. Y es que cuando señalábamos las limitaciones políticas de una autodeterminación sin una referencialidad de clase, sin unas correlaciones de fuerzas en las que el Pueblo Trabajador Catalán, estuviera en condiciones de seguir una línea estratégica propia de transformación social, no es una cuestión de “purismo”, “ortodoxia” o cerrazón intelectual, sino de tener muy claro que es la lucha de clases el motor de la historia y el socialismo, la única alternativa a cualquier tipo de opresión, incluida la nacional.

El proceso soberanista en Catalunya, bajo la dirección de un nacionalismo burgués y pequeño-burgués, no tenía más proyecto que homologar un nuevo Estado capitalista con un Régimen político que encontraría en el nacionalismo y “Els Segadors” la argamasa necesaria para amparar un nuevo marco de explotación y opresión del capital. Y las difíciles condiciones financieras de Catalunya, con un nivel de endeudamiento superior al del Estado español, bonos públicos calificados como “bonos basura”, fugas de capitales… significaría que su viabilidad sólo podría ser asegurada mediante medidas establecidas por la Troika, con todo lo que eso significa y unos Mossos de Escuadra, que retomarían su papel de represores, en lugar del idilio de sonrisas y flores, con el que se ha pretendido obviar la naturaleza de este cuerpo policial, con multitud de “excesos” a sus espaldas.

Las CUP, como izquierda nacionalista y siguiendo con la línea política que caracteriza a este tipo de movimientos, ha preferido abrazarse con Artur Mas, dar su apoyo a un gobierno burgués y hacer a la perfección su papel de “tontos útiles” de la clase capitalista, a cambio de legitimar desde la izquierda el proceso independentista, aún a sabiendas de su orientación burguesa. Su independentismo incondicional, su nacionalismo ciego, han servido para consolidar la fragmentación de la clase obrera y de los sectores populares, al no concebir un proceso soberanista en el que la independencia sea de clase, la soberanía poder popular y el objetivo la República Socialista Catalana, constituida por diferentes formas de sentir la catalanidad, pero unidas en torno a una estrategia de transformación social. En Euskal Herria, debiéramos sacar conclusiones y aprender algunas lecciones, respecto a nuestra propia izquierda nacionalista, si no fuera porque EH BILDU, se asemeja más a ERC que a las propias CUP.

En definitiva, el pueblo trabajador catalán con conciencia nacional catalana, ha sido usado como carne de cañón por el nacionalismo, en un proyecto político que no le era propio. La traición se gesta en el ambiente, según vaya avanzando un “diálogo”, en el que el Régimen del 78 y su oligarquía y el bloque en el poder en Catalunya, alcancen algún arreglo en el que el pueblo trabajador, a lo sumo recibirá migajas si es que cae alguna de la mesa de negociación.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

LA ESCALADA REPRESIVA EN CATALUNYA

imagesA escasos días del Referéndum del 1 de Octubre, la ofensiva reaccionaria desencadenada por el Estado español sobre Catalunya prosigue con su escalada represiva. La “operación Anubis”, iniciada el pasado día 20 de septiembre con la detención de altos cargos de la Generalitat y colaboradores claves en la organización y la logística del Referéndum; los registros en diferentes Consejerías de la Generalitat por parte de las fuerzas represivas del Estado; la aplicación de facto del Artículo 155 que implica la intervención sobre las instituciones catalanas; la presencia de dos barcos en aguas de Barcelona y uno en las de Tarragona, cargados de miles de guardias civiles y policías nacionales; conculcación de derechos y libertades esenciales y constitutivas de una democracia formal; estado de excepción.

Pero lo que las fuerzas del Régimen no fueron capaces de prever fue la reacción popular, esencialmente del Pueblo Catalán, pero que se ha extendido con mayor o menor intensidad por todo el Estado. El proceso soberanista catalán ha agudizado las contradicciones en el seno del Estado español de forma que, el 1 de octubre, ya no se trata únicamente de decidir si o no a la República catalana, sino de afirmar Democracia, frente a la legalidad del Régimen del 78 y su entramado constitucional. El proceso soberanista catalán, ha dejado de ser una cuestión de “independentistas” o nacionalistas, para convertirse en una cuestión de defensa de las libertades y derechos básicos, frente al régimen nacido de la Reforma post-franquista y el bloque político que lo gestiona, formado por la triada PP-PSOE-CIUDADANOS.

No nos engañemos. La ofensiva política, mediática, judicial y policial contra el Referéndum del 1 de octubre, se encuentra por encima del propio gobierno de Rajoy. El núcleo duro del Régimen del 78, formado por la oligarquía que pilotó la Reforma post-franquista, para preservar sus intereses de clase y su dominación, han convertido el 1 de octubre en una batalla estratégica. El derecho a decidir en Catalunya, más allá del resultado, puede derivar en una desarrollo de la autodeterminación como ejercicio democrático colectivo, en un sentido más amplio y esa oligarquía lo sabe. Incluso puede llegar a cuestionarse la propia institución monárquica, la integración en la Unión Europea y la OTAN, la estructuración territorial de Estado, o tomar colectivamente la decisión de no pagar la deuda ilegítima generada por el sostenimiento del entramado financiero bancario, tras el estallido de la burbuja inmobiliaria.

Votar el 1 de octubre en Catalunya, sea en blanco o nulo, sea si o no a la República catalana, es afirmar la Democracia frente al Regímen del 78 y su deriva autoritaria. Afirmar la democracia el 1 de octubre en el resto del Estado, es movilizarse solidariamente junto al pueblo trabajador catalán.

El Régimen del 78, tuvo la fortaleza suficiente para superar la crisis de legitimación generada por la ofensiva del capital contra los pueblos trabajadores del Estado. Recortes de derechos sociales y laborales, precarización del empleo e instrumentalización de la pobreza como arma de dominación y sometimiento, en una lucha de clases en la que el capital y la oligarquía salieron triunfantes, tras la crisis del 2008.

De nuevo estamos ante un momento histórico en los que se condensan las contradicciones políticas, económicas e ideológicas, y en el que los pueblos trabajadores del Estado español, están en condiciones de reforzar su posición política y organizativa para revertir las correlaciones de fuerzas.

La ultraderecha y el fascismo están siendo azuzados para intimidar y cumplir con su tradicional función dentro de los regímenes capitalistas, como vanguardia de la reacción y de la negación incluso de las bases formales de la democracia liberal. Su creciente presencia, impunidad y visualización en Catalunya y en el resto del Estado, en esta coyuntura, forman parte de la estrategia del núcleo duro del Régimen del 78.

No nos dejemos engañar tampoco con las diferentes caras del Régimen, sea PP, PSOE o CIUDADANOS y su juego de “progresistas y conservadores” o “halcones y palomas”, pues lo que nos jugamos es Democracia frente a ultraderecha franquista, en Catalunya, en Euskal Herria y en el conjunto del Estado español.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

LEGITIMIDAD DEMOCRATICA FRENTE A LEGALIDAD CONSTITUCIONAL: POSICION SOBRE CATALUNYA Y LA AUTODETERMINACION

PAPELETAEl 1 de octubre el pueblo catalán debiera haber podido desarrollar un referéndum en condiciones de normalidad democrática, en el que decidir su futuro. Unas condiciones de normalidad democrática, en las que tanto el independentismo, que plantea la constitución de una República catalana soberana, como el unionismo, defendiendo la “sagrada unidad española”, hubieran podido defender sus posiciones en un proceso con garantías democráticas

No va a ser así. El Estado español, ha desencadenado una ofensiva política, ideológica y represiva para imponer la legalidad constitucional vigente, que define España como “patria indivisible”, que asigna al conjunto del “pueblo español” la soberanía y que explicita la función del ejército como garante de la unidad española.

HERRI GORRI, como organización marxista-leninista, contempla el ejercicio de autodeterminación de los pueblos, como un derecho democrático esencial. Ante el proceso soberanista catalán, la defensa del derecho democrático que asiste al pueblo catalán para decidir como organizarse soberanamente, es una cuestión de principios para el movimiento comunista y, en realidad, debería serlo para cualquier demócrata. En este sentido, consideramos que la legitimidad democrática debe prevalecer frente a la legalidad constitucional española y la ofensiva de las fuerzas reaccionarias que la amparan.

La ofensiva reaccionaria desencadenada por el Estado español y sus aparatos ideológicos y represivos para impedir la celebración del referéndum del 1 de octubre, está integrada, forma parte, de la ofensiva general desarrollada por el bloque en el poder, para realizar una “segunda transición” y consolidar la deriva autoritaria del Régimen del 78. La “sagrada soberanía del pueblo español”, fue olvidada, cuando se modificó el artículo 135, ante las imposiciones de la Troika… en unos sorprendentes quince días. ¿Derecho a la vivienda y a un trabajo digno? Ambos amparados por la constitución… Ley de memoria histórica: cunetas llenas de cadáveres, cuyos asesinos siguen dando nombres a calles y plazas; Dispersión de presos y leyes represivas “excepcionales”. Y, ¿de qué “Estado social y de derecho” estamos hablando, cuando se han impulsado recortes sociales, se han desarrollado políticas activas de precarización y de empobrecimiento, privatizaciones que afectan a servicios esenciales y se salva a la banca de su quiebra, con unos recusos financieros que ya se han declarado incobrables. La hipocresía y la desvergüenza de los defensores de la “legalidad vigente”, es incalificable.

El independentismo catalán, no ha surgido por generación espontánea. Hagamos un breve repaso de los acontecimientos desde el año 2006. Si bien en Catalunya ha existido una conciencia nacional y un nacionalismo con una larga trayectoria histórica, en Marzo de 2006, sólo un 13,9% de la ciudadanía catalana se definía como partidaria de la independencia. En 2013, alcanzó su pico más alto, llegando al 48% y desde entonces, si bien se ha visto reducido el porcentaje, nunca ha bajado del 44-45%.

La expansión de la conciencia independentista, conoce dos fases diferenciadas. La primera, que comprendería del año 2006 al 2009, cuando el independentismo, siguiendo una tendencia creciente, lo hace de manera relativamente lenta, hasta alcanzar un 20,4%. Y una segunda fase, a partir del año 2010, en la que se dispara hasta alcanzar su pico más alto en el año 2013, cuando un 48% del puebo catalán, se declara abiertamente partidario de la independencia.

Recordemos que la propuesta de nuevo Estatuto para Catalunya, había sido aprobado en las Cortes españolas el año 2006. Dos organizaciones políticas, no dieron su apoyo a este nuevo estatuto catalán, aunque por motivos diametralmente opuestos. En septiembre de 2005, El Parlament de Catalunya, con un 89% de votos a favor, aprobó la propuesta de Estatuto que debía ser sometida a la consideración de las Cortes españolas, incluyendo los votos del independentismo representado por ERC. Pero el Estatuto finalmente aprobado, fue recortado durante un proceso de negociación y, finalmente, ERC no apoyó el Estatuto, ya que consideraba que la soberanía del Parlament de Catalunya, no había sido respetada y el estatuto finalmente aprobado por el Parlamento español, no era el texto originariamente aprobado por el Parlament de Catalunya. El Partido Popular, fue la otra organización que rechazó aprobar el nuevo estatuto, pues aún “recortado” en algunos de sus artículos originales, lo consideraba como la ruptura de España y el caos absoluto,al mencionarse en su preámbulo, el reconocimiento de Catalunya como nación.

Tras su aprobación en las Cortes españolas, el Estatuto tuvo que ser ratificado en referéndum por el pueblo catalán y fue aprobado por un 72,3%, aunque también debemos apuntar que la abstención superó el 50%.

Pero el Partido Popular, no se mantuvo con los brazos cruzados. En el frente institucional, presentó un recurso de inconstitucionalidad, al que se le fueron sumando otros recursos de gobiernos autonómicos del Partido Popular, diversas asociaciones reaccionarias e incluso el defensor del pueblo, Enrique Mújica, que sumó su propio recurso.

En el frente político e ideológico, el Partido Popular desarrolló una campaña simple y llanamente catalanofóbica que incluso defendió un boicot activo a los productos catalanes. Los mensajes de odio hacia los catalanes que querían romper España, alimentaron a un nacionalismo español, cuyos fundamentos ideológicos ni siquiera tuvieron su propia transición.

En Junio de 2010, tenemos el primer punto de inflexión y podemos decir que ese año se establecen las condiciones del proceso soberanista catalán. El Tribunal Constitucional emite su sentencia a los diferentes recursos presentados contra el Estatuto y, en su fallo, elimina el preámbulo del estatuto, en el que se definía a Catalunya como nación, modifica una veintena de artículos y elimina catorce. Es decir, el Estatuto, ya “maltratado” tras el inicial proceso de negociación, queda ya absolutamente desnaturalizado, negado, ante el regocijo del Partido Popular y de los sectores reaccionarios. Decimos que es un punto de inflexión, porque incluso entre sectores del nacionalismo no-independentista, e incluso catalanistas hasta entonces no nacionalistas, comenzó a tenerse la evidencia, de que la vía del pacto estatutario, jamás podría encontrar encaje legal en el Estado español, ante la fuerza de los sectores reaccionarios.

Además del clamor popular en Catalunya, por la sentencia del TC, los efectos de la crisis del 2008 y la ofensiva del capital, golpeaban con fuerza a la clase trabajadora catalana y a los sectores populares. Si en 2006 el desempleo era de un 7%, en el año 2010 ya había llegado a un 17%. La convocatoria de referéndums soberanistas, las actividades de agitación y propaganda de la Fundació Catalunya-Estat, con un planteamiendo de movilización pacífica en torno a la defensa de la viabilidad de un Estado catalán soberano y del derecho a decidir, se entrelazaron con el malestar social provocado por la crisis y el movimiento generado en el contexto del 15-M.

En HERRI GORRI somos conscientes de que el Movimiento Independentista Catalán surgió como movimiento interclasista, cuya dirección política asume esencialmente la pequeña burguesía nacionalista y ciertas fracciones de la burguesía catalana subordinadas. Es un movimiento con amplia base obrera y popular, cierto es, pero en este sentido, la clase trabajadora, no participa como sujeto político en este proceso. En el contexto en el que el MIC comenzó a acumular fuerzas políticas y sociales, no existió -ni existe- en Catalunya, organización alguna que sea referente significativo de la la clase trabajadora, con capacidad de plantear una línea de clase independiente y una planificación organizada de la práctica política, con una estrategia para alcanzar objetivos tácticos y/o estratégicos.

Podemos afirmar no obstante, que gran parte del malestar social generado por las políticas de recortes, de ayudas a la banca en detrimento del pueblo trabajador, se entrelazaron con el creciente problema de integración nacional de Catalunya y el independentismo, se convirtió en una fuerza motriz ideológicamente movilizadora, para muchos sectores sociales, que vieron en la independencia, la solución a todos los males.

De hecho, el movimiento independentista, tuvo en el año 2013, su segundo punto de inflexión en la consolidación de proceso soberanista, llegando a un 48% de la población catalana. En un momento en el que el desempleo, la pobreza, los desahucios, se encuentraban en máximos desde la crisis, comenzaron a surgir contradicciones en el seno de la interclasista Asamblea Nacional Catalana y de manera creciente, se trata de ligar al movimiento independentista, con reivindicaciones sociales, por lo menos en contra del neoliberalismo y sus efectos más antisociales. El Manifiesto de la Crida, aporta aire fresco al proceso soberanista, apostando por la desobediencia civil, la defensa de los derechos sociales de la ciudadanía y en contra del neoliberalismo. Es decir, el independentismo, comienzó a asumir un perfil progresista y democrático, que contrastaba de manera notable, con el nacionalismo de la estructura corrupto-burguesa de la extinta CiU y del nacionalismo español, profundamente reaccionario.

Afirmado nuestro posicionamiento a favor de que el pueblo catalán ejerza su autodeterminación, aún en condiciones de ausencia de normalidad democrática, nuestra organización HERRI GORRI, considera oportuno posicionarse en torno a las opciones que plantea el referéndum legítimo del 1 de octubre, teniendo en cuenta algunos factores que consideramos que deben ser tenidos en cuenta.

1º En Catalunya, no existe un Movimiento Comunista organizado y referencial para la clase trabajadora catalana. La clase trabajadora catalana, si bien comparte mayoritariamente la necesidad de ejercer el derecho de autodeterminación, se encuentra entre las aguas de un independentismo cuya dirección política se encuentra en manos de la pequeña burguesía catalanista, y ciertas fracciones subordinadas de la burguesía, de una parte, y de un unionismo, guiado por el bloque en el poder y la fracción dominante de la burguesía catalana, totalmente hostil al soberanismo.

2º La República catalana, carece de viabilidad capitalista. La imposibilidad de convertirse en un Estado más de la Unión Europea, es un factor sin duda determinante, pero hay más. La inmediata y previsible fuga de capitales, unida a la necesidad de afrontar los pagos necesarios para asumir la propiedad de todo el patrimonio bajo propiedad del Estado español, y el pago proporcional de la deuda externa pública y privada, significarían un shock económico-financiero, y una ruptura del sistema de producción-distribución-circulación y consumo, en el que el Pueblo Trabajador catalán sería el principal afectado. Además, ¿bajo qué moneda funcionaría Catalunya república? ¿con un sistema de paridad, “eurorizando” la economía en función de la balanza de pagos?. La viabilidad económica y social de la República Catalana capitalista, sólo podría ser asegurada, incumpliendo los compromisos sociales del independentismo y agudizando la explotación capitalista, tratándose de ser presentada bajo una coartada patriótica.

3º La viabilidad de la República catalana, sólo podría ser asegurada mediante medidas de carácter socialista, transformando la estructura de la propiedad, afrontando una política de expropiación a las clases dominantes, una negativa a asumir las cargas de la deuda contraída con las instituciones financieras internacionales y empoderando a la clase trabajadora. La ausencia de una línea revolucionaria socialista significativa y de un bloque socio-político dispuesto a afrontar una transformación social y política de estas características, abren incertidumbres que en HERRI GORRI no somos capaces de valorar.

4º Aún asumiendo que el 1 de octubre ganara la opción secesionista, con lo que sería sin duda alguna una mayoría simple, ¿bajo qué condiciones de legalidad y legitimidad democrática podría desenvolverse la nueva República con un 40% de su población hostil a su nueva condición de ciudadanos catalanes? El nacionalismo español es reaccionario, lo sabemos todos y todas, pero, ¿qué acciones precisaría la nueva República catalana para imponer la nueva legalidad?. E insitimos, la deriva autoritaria del Estado español no es genética, ni “natural”, sino producto de la lucha de clases, de las correlaciones de fuerzas y de la ausencia de un Movimiento Revolucionario de amplia base. En Catalunya, sin una clase trabajadora políticamente transformada en sujeto, ¿en qué condiciones queda? De nuevo tenemos incertidumbres a este respecto.

5º Si la confrontación entre nacionalismos, incluso siendo conscientes del carácter progresista del independentismo catalán, en contraposición al español, no integra unos parámetros de clase, con capacidad de unificar al Pueblo Trabajador Catalán en torno a un proyecto propio, independiente, todo el proceso soberanista será un enorme “Bluff”. Si la independencia, no implica una inmediata transformación social, algo que hasta la fecha ni se ha planteado, ni se espera que ocurra, el Pueblo Trabajador en Catalunya, seguirá sometido a explotación, subordinación y opresión.

6º Apoyar el proceso secesionista,con el argumento de que va a significar la ruptura del Régimen del 78, sin una fuerza organizada con capacidad de gestionar los intereses populares y de la clase trabajadora en esa coyuntura, no nos ofrece garantías, ni democráticas, ni de, como mínimo, un reforzamiento del Pueblo Trabajador y de su unidad de clase.

Ante estas incertidumbres, acompañadas de evidencias que, sin duda, debieran ser ampliadas, analizadas y tomadas en consideración, nuestro posicionamiento ante el Referéndum legítimo del 1 de octubre, es el de afirmar el compromiso democrático votando en el mismo, y emitir un voto en blanco o nulo, ante la ausencia de unas perspectivas de avance político, ideológico y organizativo del Pueblo Trabajador catalán, al estar subordinado a intereses ajenos a su clase.

Evidentemente, este posicionamiento, lo realizamos desde el más absoluto respeto internacionalista a que Catalunya decida su futuro en libertad y democracia, y con el mismo respeto, contemplaremos el resultado de dicho referéndum.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

El 78 no va ser possible. Ara podem

Históricos militantes del PSUC elaboran un Manifiesto ante el referéndum del 1-O

Seguir leyendo

Publicado en Internacional | Deja un comentario